sudoración durante el embarazo

Embarazo y sudores nocturnos

El sudor en el embarazo, especialmente al comienzo, es muy común. Quizá experimentes sofocos durante el día y durante la noche.

Durante el embarazo, los niveles hormonales y la corriente sanguínea aumentan, y esto provoca que la temperatura del cuerpo también aumente, entonces las mujeres transpiran más para regular esa temperatura. Algunas también experimentan sudores después del embarazo, ya que el cuerpo libera exceso de fluido y, como resultado, los niveles hormonales se equilibran nuevamente.

Transpiración en el embarazo: ¿sudar es un síntoma?

Los sudores nocturnos en el embarazo pueden ser uno de los primeros síntomas, aunque también pueden ser causados por otros factores. La parte del cerebro que regula tus niveles de calor es influenciada por cualquier cambio hormonal, lo que produce un aumento de la transpiración. El exceso de sudores nocturnos en el embarazo tiende a reducirse en el transcurso de los nueve meses, pero puede aumentar cuando la fecha de parto se acerca, debido a otros cambios hormonales.

Cómo reducir la sudoración en el embarazo

Acá compartimos contigo algunos tips para que tu sudoración en el embarazo sea más fácil de manejar:

  • Dúchate frecuentemente.
  • Usa un desodorante diariamente. Si tu sudor en el embarazo es excesivo, considera usar un producto más potente, como Rexona Clinical. Los desodorantes son seguros de usar durante el embarazo, aunque algunas mujeres pueden sentir su piel más sensible, y, si ése es tu caso, vas a preferir un producto para piel sensible.
  • Pónte ropa holgada y usa fibras naturales que puedan respirar. La ropa interior de algodón también es mejor.
  • Aunque seguramente ya estés haciendo esto, evita el alcohol, la cafeína, la comida picante y el cigarrillo, ya que pueden aumentar tu sudoración.
  • Mantente hidratada y lleva siempre contigo una botella de agua para mantenerte fresca.
  • Si estás experimentando sudores nocturnos en el embarazo, asegúrate de que tu habitación esté lo suficientemente aireada: abre las ventanas y opta por sábanas y cubrecamas más livianos.

Si tu exceso de transpiración en el embarazo viene acompañado de fiebre, ritmo cardíaco acelerado u otros síntomas, busca ayuda con un médico.

Más sobre Rexona.