Hero Image

Tratamiento con iontoforesis para la sudoración excesiva

La hiperhidrosis es una condición médica que causa una sudoración excesiva en ciertas áreas del cuerpo que no siempre se relaciona con el ejercicio o con otra causa subyacente. Una de las zonas donde usualmente la hiperhidrosis es más severa son las palmas de las manos y las plantas de los pies, esto genera un gran problema social para las personas que lo padecen, ya que el mantener las manos húmedas cuando hay que saludar, por razones laborales origina, un estrés ocupacional preocupante. 

Generalmente el tratamiento de primera línea para esta condición de sudoración excesiva son los antitranspirantes de potencia Clínica; Rexona® tiene un grupo de antitranspirantes llamado Rexona Clinical® que en la mayoría de los casos de hiperhidrosis palmar y plantar leve y moderado son eficaces para controlar este tipo de sudoración, sin embargo cuando el problema de sudoración es intenso se debe pensar en tratamientos alternativos más fuertes. 

Uno de estos tratamientos es la iontoforesis, que en términos médicos es la introducción tópica de drogas ionizadas en la piel usando una corriente directa, pero en el caso de la hiperhidrosis palmar y plantar la iontoforesis se realiza generalmente solo con agua. Su uso para controlar la sudoración excesiva ha sido documentado desde hace varios años y se ha demostrado su eficacia como tratamiento de la hiperhidrosis.

Este procedimiento consiste en colocar las manos o los pies en dos recipientes con agua, cada uno conectado a una unidad galvánica donde corriente directa es aplicada durante unos 10 a 20 minutos por sesión, típicamente son 2 o 3 sesiones por semana tras las cuales se sigue un programa de mantenimiento semanal y aunque el mecanismo de acción de la iontoforesis permanece desconocido investigaciones recientes sugieren que la corriente directa hace que se formen tapones en la epidermis los cuales bloquean los conductos de las glándulas sudoríparas sin dañarlas, logrando una eficacia entre el 70 al 80% en el control de la hiperhidrosis palmar y plantar.

Este es un procedimiento que puede producir un poco de dolor y quemaduras leves ocasionadas por las corrientes eléctricas, es ambulatorio y no ocasiona incapacidad. Es una alternativa con la que se pueden obtener buenos resultados y más si se asocian al uso diario de antitranspirantes Rexona Clinical®.

Más sobre Rexona.