Hero Image

Sudoración y bacterias

El olor corporal es una característica propia del ser humano, en el que se mezcla el olor natural y el adquirido. Esto es tan específico de cada persona como lo son sus huellas digitales o su dentadura.

La sudoración es una secreción corporal inodora, incolora, de pH ligeramente ácido, compuesto en su mayoría por agua y electrólitos (sodio, potasio, cloro, amonio, calcio) y  en menor cantidad sustancias orgánicas (urea, proteínas, lípidos, aminoácidos).

Las glándulas productoras de sudor (sudoríparas) se dividen en dos tipos: ecrinas y apocrinas. Las ecrinas se encuentran por toda la superficie de la piel y son las encargadas de la regulacion de la temperatura corporal mediante la producción de sudor. Sin embargo, las apocrinas descargan su secreción dentro de la region la axilar, genital y mamaria y son responsables del característico olor del sudor.

La bromhidrosis consiste en la aparición de un olor corporal desagradable a pesar de la utilización de desodorantes, antitranspirantes o perfumes. Está determinado en gran medida por la secreción de las glándulas apocrinas, aunque también puede originarse por otras causas: trastornos metabolicos, algunos alimentos (ajo, cebolla, especias), medicamentos y la hiperhidrosis.

La bromohidrosis ocurre por la degradación del sudor por la flora bacteriana presente en la superficie corporal, dando lugar a sustancias que pueden ser percibidas por  el olfato y por consiguiente ser consideradas las responsables de los olores desagradables propios del sudor.

Se recomienda a los que la padecen de mal olor axilar que mantengan una higiene adecuada, utilización jabones con efecto antibacterianos y antitranspirante cada doce horas. Esto disminuye las bacterias y elimina los residuos en la piel que se nutren estos microorganismos. La utilización de antitranspirantes como Rexona® Antibacterial  varias veces al día también ayuda en la disminución de las bacterias.

Dado que el pelo y la ropa contribuyen a la retención del sudor el cambio de ropa frecuento y el rasurado del vello axilar en hombres y mujeres mejora los síntomas en esta área.

En cuando al tratamiento médico, antes de iniciarlo se debe descartar la existencia de un trastorno medico que produce el problema. Los antibióticos tópicos, que actúan controlando el crecimiento de las bacterias son el pilar del tratamiento medico y con muy buenos resultados.

La bromhidrosis es un problema que compromete la vida social de las personas que la padecen, no obstante, tiene posibilidades de tratamiento. Un adecuado diagnóstico y el buen asesoramiento de un especialista sobre las diferentes posibilidades de manejar este problema mejoran la calidad de vida de las personas afectadas.

Más sobre Rexona.