Hero Image

Sudoración por ansiedad

Recordemos  que  la  sudoración  es  una  función  normal  del  cuerpo  que  contribuye  a  la  regulación  de  la  temperatura  corporal,  pero  en  algunas  ocasiones  esto  que  debería  ser  normal  se  convierte  en  un  problema.

El  3 %  de  la  población  en  general  sufre  de  hiperhidrosis  (sudoración  excesiva)  afecta  por  igual  a  hombres  y  a  mujeres  de  diferentes  razas  y  en  un  gran  porcentaje  de  los  casos  la  ansiedad  juega  un  rol  importantísimo,  es  decir,  mientras  la  persona  más  ansiosa  está  más  transpira.  

¿Pero qué es ansiedad?  En  términos  generales,  significa  miedo.  Las  personas  que  sufren  de  ansiedad  perciben  peligro  ante  algunas  situaciones  que  para  otras  personas  no  lo  representan  y  son  situaciones  normales.  Como  por  ejemplo  hablar  en  público,  alguna  entrevista  de  trabajo,  entablar  una  conversación  con  un  extraño  entre  otras  sin  ser  circunstancias  que  representen  peligro.

Es  entonces  cuando  las  personas  ansiosas  aumentan  su  traspiración  pues  incrementa  el  ritmo  cardiaco,  la  frecuencia  respiratoria,  la  producción  de    ciertas  hormonas  que  terminan  por  estimular  a  las  glándulas  sudoríparas    y  en  respuesta  a  esto  aumentan  su  secreción.  Esto  entonces  se  convierte  en  un  círculo  vicioso,  puesto  que  entre  más  ansiedad,  más  sudor  y  entre  más  sensación  de  humedad  más  ansiedad  por  parte  de  la  persona  que  lo  padece.

La  sudoración  excesiva  o  hiperhidrosis  ocasionada  por  ansiedad,  estrés  o  nervios  puede  poner  a  la  persona  que  la  padece  en  una  situación  incómoda y  comprometer  de  manera  importante  su  desempeño  en  la  sociedad.  Algunas  personas  hasta  evitan  eventos  sociales  o  de  trabajo  porque  temen  sufrir  estrés,  ansiedad  o  nervios  y  transpirar  demasiado.  

Es  importante  entonces  tener  en  cuenta  algunas  recomendaciones  que  pueden  ayudar  a  estar  personas  a  sobrellevar  lo  incomodo  de  esta  situación: 

  1. Se  debe  llevar  ropa  fresca,  que  permita  que  la  piel  respire, de  fibras  naturales  como  el  algodón.
  2. Algunas  personas  usan  una  camiseta  de  algodón  debajo  de  la  ropa  que  ayuda  a  disimular  las  marcas  que  deja  el  sudor  en  la  ropa  y  eso  contribuye  con  una  sensación  de  tranquilidad  que  disminuye  la  sudoración.
  3. Hay  que  evitar  todos  los  estímulos  que  produzcan  el  aumento  de  la  sudoración  como  la  comida  picante,  el  alcohol,  la  cafeína  y  la  nicotina.
  4. Se  debe  tomar  suficientes  líquidos,  existe  una  falsa  creencia  que  si  tomo  muchas  bebidas  sudo  más.  Pero  esto  es  falso,  si  el  cuerpo  esta  deshidratado  la  sudoración  aumentará.
  5. Si  es  posible, llevar  consigo  ropa  para  el  cambio  o  toallitas  para  poder  refrescarse  cada  vez  que  sea  necesario.
  6. Tratar  de  mantenerse  los  niveles  de  ansiedad  controlados,  algunas  personas  practican  ejercicio  con  la  respiración,  la  concentración  o  el  yoga.
  7. Es  importante  siempre  usar  un  antitraspirante  adecuado.  Rexona  Clinical  es  la mejor alternativa del mercado.
  8. Si  el  problema  persiste  es  recomendable  consultar  a  un  especialista  que  analice  el  caso  de  manera  individualizada.

Más sobre Rexona.