hero image

Sales de aluminio en antitranspirantes Rexona

Las sales de aluminio como el clorhidrato o el circonio de aluminio son los agentes activos de los antitranspirantes Rexona®, especialmente en la línea Rexona Clinical®, que ayudan a bloquear la sudoración de tu cuerpo.

El aluminio es un elemento químico que está ampliamente distribuido en la superficie terrestre, encontrándose con gran facilidad en la tierra, rocas, vegetación y animales.

Su uso en cosmética y en los antitranspirantes lleva mucho tiempo, siendo su introducción en el año de 1.916 y su amplio uso nos dice de su seguridad en la aplicación en seres humanos.

Las sales de aluminio, al ser aplicadas sobre la piel, son atraídas hacia los conductos de las glándulas sudoríparas y al entrar en contacto con el agua presente en el sudor forman un tapón debajo de la superficie de la piel evitando el flujo de más sudor, además al sentir el cuerpo que el ducto de salida esta obstruido genera un mecanismo de retroalimentación que detiene la producción del sudor en las glándulas.

Estos tapones pueden durar en promedio 24 horas y con el tiempo van desapareciendo, por lo que es necesaria una nueva aplicación del producto para mantener el efecto del control de la sudoración. Por esto se recomienda que el uso de los antitranspirantes, especialmente en los que contienen sales de aluminio, deba hacerse con la piel completamente seca para que se puedan formar bien los cristales dentro de los ductos de las glándulas y no sobre la superficie de la piel.

Con las sales de aluminio en los antitranspirantes se obtienen muy buenos resultados para controlar la sudoración, sin ser un método invasivo, es de fácil utilización y se pueden conseguir a un precio económico. Uno de los inconvenientes en las concentraciones mayores de aluminio es que puede irritar un poco la piel, para evitar esto,

Rexona Clinical® creó una innovadora fórmula con tecnología TRIsolid™ que contiene mayor protección contra la transpiración acompañada de un humectante para el cuidado de la piel, convirtiendo a Rexona Clinical® en una excelente solución contra el sudor y que además protege la piel.

Para evitar cualquier tipo de irritación se recomienda que se empiece con una terapia progresiva con los productos de libre uso.

Los antitranspirantes Rexona® no requieren formulación para su uso diario, se puede empezar con la línea Motionsense si no se sufre de sudoración excesiva, pero si se requiere mayor control de la sudoración se puede probar con los de la gama de Rexona Clinical® que contienen mayores concentraciones de aluminio que hacen que transforman a Rexona Clinical® en un producto más potente en el control de la hiperhidrosis.

Más sobre Rexona.