Hero Image

Qué puedo hacer si tengo mis axilas irritadas

La irritación en las axilas es una condición común pero bastante incómoda, debido a que se acompaña de rasquiña, enrojecimiento y descamación de la piel, evitando que podamos usar prendas que permitan lucir nuestros brazos y hombros. La irritación es frecuente en las axilas debido a que esa zona es normalmente húmeda y caliente, además de encontrarse permanentemente bajo fricción.

Las razones para que las axilas se irriten son múltiples sin embargo podemos identificar con facilidad los culpables más comunes. La sudoración excesiva es el primer factor que se debe analizar ya que el aumento en la humedad puede causar las condiciones necesarias para que las bacterias proliferen e irriten las axilas. La solución más sencilla para esto es usar un antitranspirante de poder clínico, como Rexona Clinical®, que ayude a controlar ese exceso de humedad en las axilas.

Pero recordemos que son muchas las causas de la irritación por lo cual se vuelve importante determinar el motivo exacto del problema.

Otros factores que influyen en la irritación son:

1. Falta de higiene:

Las axilas son áreas muy susceptibles a la multiplicación de bacterias. Las personas que no se limpian las axilas a diario son más propensas a la irritación axilar.

2. Dermatitis de contacto:

El uso de algunos productos cosméticos con muchos perfumes o aromas, remedios caseros como el limón o el vinagre, jabones antibacteriales fuertes y desodorantes que contienen alcohol suelen ser los principales culpables de causar irritación en las axilas. Los aromas incluidos en algunos desodorantes y antitranspirantes pueden crear irritación en algunas personas, por esto existen en el mercado productos antitranspirantes sin perfumes, como Rexona MotionSense sin perfume®.

En ciertos casos el ingrediente activo de los antitranspirantes como las sales de aluminio pueden producir resequedad e irritación, por esto es importante elegir un antitranspirante que contenga un humectante que disminuya la probabilidad de irritación en esta zona tan delicada; para evitar esto, todos los antitranspirantes de Rexona®, incluyendo Rexona Clinical®, contienen un ingrediente humectante en su fórmula.

El tratamiento en estos casos de irritación es detener el uso del producto responsable y aplicar medicamentos tópicos formulados por el médico que mejoren la alergia.

3. Depilación:

El uso frecuente de ceras depilatorias o máquinas de afeitar generan laceraciones en la piel que causan irritación y si además se aplican productos desodorantes y antitranspirantes inmediatamente después de la depilación la irritación se incrementará. Si esta es la causa del problema uno de los tratamientos recomendados es la depilación definitiva con láser.

4. Candidiasis:

La infección en la piel debida a hongos también es una causa frecuente de la irritación axilar. La cándida crece más fácilmente en ambientes húmedos y tibios como las axilas. Esta infección inflama la piel y produce rasquiña intensa, el tratamiento usual es el medicamento tópico recetado por un médico.

Si la irritación es incontrolable y dolorosa lo mejor es consultar al médico para que te pueda formular un tratamiento más específico para tu caso y recuerda que la prevención siempre es la mejor opción.

Más sobre Rexona.