Sudar y hacer ejercicio saliendo a trotar

¿Qué hacer en las jornadas más demandantes?

Abres los ojos, te levantas y sabes que el día que te espera va exigirte más de lo normal. ¡No te preocupes! Cuando tu jornada te demanda 3 veces más de esfuerzo, necesitas la triple protección clinical de Rexona Clinical.

Primero a  desayunar y después a boxear.

Después de despertar y desayunar saludablemente, tu rutina no puede empezar sin antes hacer ejercicio. Así que te diriges a tu practica de boxeo y el día ya te quiere poner a sudar. Sin embargo, con la triple protección de Rexona Clinical te proteges hasta en los días más exigentes.

No hay presión en la presentación.

El día de hoy en la oficina no es como los demás, hoy debes presentar ante los miembros más serios de la junta directiva. Justo cuando los nervios empiezan a subir y crees que el sudor está por llegar, te relajas y te aplauden porque recuerdas que estás protegido con la triple protección clinical de Rexona.

El día no acaba sin antes ir a clase.

Finalmente sales de trabajar agotado y queriendo descansar, pero la jornada no acaba y debes asistir a clase en la noche. Llegas corriendo, participas activamente y te mantienes concentrado con triple protección clinical.

Si primero vas a boxear, después tienes una presentación en el trabajo y terminas yendo a clase en la noche, entonces necesitas triple protección clinical, y si es clinical tiene que ser Rexona. ¡Empieza a usar Rexona Clinical!


Más sobre Rexona.