Hero Image

Qué es la sudoración

La sudoración o traspiración es un proceso fisiológico del cuerpo encargado de regular la temperatura corporal a través de la evaporación del calor. Este proceso se produce en la piel a través estímulos ambientales (calor, humedad), físicos (ejercicio), emocionales (miedo, estrés) y hasta por el sentido del gusto. Las áreas donde comúnmente se presenta y se vuelve evidente son las axilas, manos, pies y en algunas personas también se puede presentar en la cara, pecho y espalda.

Las glándulas sudoríparas, encargadas de cumplir con esta misión,  se encuentran presentes en toda la superficie corporal a excepción de los labios, las orejas y los genitales; existen entre 2 a 5 millones de glándulas en todo el cuerpo siendo igual la cantidad en las diferentes razas y estas se vuelven completamente activas hacia la pubertad.

Durante la actividad física se puede presentar mayor sudoración en palmas y plantas al parecer, para mejorar la estabilidad del cuerpo, mientras que por estímulos emocionales, la sudoración se presenta de manera predominante en el resto del cuerpo.

La composición del sudor  varia dependiendo de la persona, del tiempo y del sitio donde su produce, es un líquido incoloro e inodoro que contiene principalmente sodio, cloruro, potasio, urea, lactato y agua. Un individuo sano puede sudar entre 3-4 litros por hora expuesto a altas temperaturas, permitiéndose aclimatarse y evitando una perdida excesiva de electrolitos importantes para la vida humana.

Pero se considera como normal que un individuo sude hasta 1 litro al día en todo el cuerpo, la sudoración axilar puede encontrarse en el rango 0.006 litros al día.

Como podemos darnos cuenta, sudamos más en el resto del cuerpo que en las axilas, pues equivale a menos del 1% del total de la sudoración normal.

Sudamos desde el nacimiento pero es hasta la pubertad que las glándulas sudoríparas (productoras del sudor) se activan completamente, manteniéndose durante toda la vida y durante el proceso de envejecimiento comienzan a disminuir y la sudoración también.

La sudoración además de ser normal, se puede presentar por ciertos desencadenantes: medicamentos (hormona tiroidea, morfina, medicamentos para reducir la fiebre, medicamentos para tratar trastornos mentales) alimentos (condimentos, picantes, cebolla, ajo, cafeína, alcohol)  y del tipo de ropa que usemos (poliéster, telas sintéticas, ropa muy ajustada). Incluso es importante mencionar que los hombres sudan mucho más que las mujeres.

Existen algunas medidas generales si queremos evitar  la sudoración: usar ropa de algodón, holgada, mantener el área rasurada para evitar la proliferación de bacterias en esa área, realizar un baño diario con algún jabón antiséptico y recordar siempre la aplicación diaria después de la ducha de un producto de Rexona ® dependiendo de sus necesidades, gustos o preferencias. Si la sudoración es excesiva, te recomendamos el uso de Rexona Clinical® que te protege y cuida tu piel.

Más sobre Rexona.