Skip to content
Hero Image

¿Por qué es mejor el desodorante en aerosol?

Así sea en el gimnasio, montando bicicleta o en una reunión importante del trabajo todos, absolutamente todos sudamos y en esos momentos en donde tenemos nuestra concentración puesta en el objetivo que buscamos, no queremos tener una preocupación más que se traduce en una axila pegajosa, manchas de sudor o mal olor, y aquí es donde los desodorantes Rexona Aerosol se convierten en tu mejor aliado.

Entre más nos movemos, más vivos nos sentimos, así que quedarnos quietos no está en nuestro diccionario, mucho menos por no contar con el desodorante que se adapte a lo que somos.

Los desodorantes o antitranspirantes en barra o roll-on tienen grandes desventajas frente a los de aerosol. Su tiempo de secado es lento, tan lento que recurrimos a lo que se llama aleteo; manchan la ropa, dañando nuestras camisas favoritas; y, lo peor, dejan nuestras axilas pegajosas, haciéndonos sentir acalorados.

A pesar de que estos formatos de desodorante son tradición familiar, es tiempo de cambiar.

El desodorante en aerosol es muy práctico e higiénico, así que, si se te olvida llevarlo al gimnasio o a cualquier otra parte, puedes pedírselo a un amigo y tan solo a 15cm de distancia aplicar dos veces; se seca rápido entregándote una sensación de frescura sin necesidad de esperar; no deja manchas y lo más importante, es eficaz protegiéndote del sudor y el mal olor.

Con los desodorantes Rexona Aerosol puedes moverte todo lo que quieras, sintiéndote más fresco y mucho más seguro.        

Más sobre Rexona.