Hero Image

Cuándo y cómo debo usar Rexona en aerosol

Los antitranspirantes Rexona® son fabricados en distintos tipos de presentaciones, cada una tiene una razón de ser, debido a que la forma de aplicación depende de las necesidades de cada persona. Lo que usualmente se llama presentación en realidad es técnicamente conocido como “Sistema de Aplicación” ya que es la forma en que el antitranspirante pasa desde el envase a la piel del usuario.

Los sistemas de aplicación de los productos de Rexona® vienen en aerosol, stick, roll-on y soft solid, teniendo cada una de estas presentaciones múltiples ventajas. En este artículo me concentraré en explicarte cuando y como debes usar un antitranspirante Rexona® en aerosol.

Si eres una persona con poco tiempo y te gustan las cosas prácticas, el aerosol es para ti. Entre 1 a 3 aplicaciones del spray son suficientes para obtener buenos resultados, pero debes asegurarte que la superficie de la axila sea cubierta completamente, esto se logra sosteniendo la lata al centro de la axila a una distancia de 10 a 15 centímetros y realizando aplicaciones firmes de 1 a 3 segundos.

Una gran ventaja del aerosol es que su secado es muy rápido y esto nos permite obtener la protección sin esperas; dependiendo de la cantidad aplicada en menos de un minuto podrás vestirte con seguridad sin temor de manchar la ropa.

Los aerosoles Rexona® han sido diseñados para ser fáciles de cargar en tu maleta, no tienen tapa pero si un seguro para evitar dispersiones accidentales. Antes de cada uso debes agitarlo por unos segundos para asegurarte que el canal de pulverización este libre y puedas tener una aplicación del producto correcta. Cuando necesites aplicarlo debes correr el seguro deslizante para abrir la compuerta para que el desodorante pueda salir, al terminar de usarlo desliza nuevamente el seguro para bloquear el paso de producto.

Para el uso adecuado del aerosol debes mantenerlo en posición vertical con el orificio hacia arriba, cerciorarte que el orificio de salida este apuntando hacia tus axilas y evita el contacto con los ojos y su aspiración. También procura no acercar tu aerosol al fuego para evitar accidentes.

Además los aerosoles al no entrar en contacto directo con las axilas, te permiten compartir con otras personas su utilización en caso de ser necesario, cosa que con otras presentaciones no es aconsejable por higiene.

Si decides escoger la presentación en aerosol cuentas con toda la línea de Rexona MotionSense®, con la cual podrás mantenerte fresco y seguro en los momentos que más lo necesites.

Más sobre Rexona.