Hero Image

Cómo y por qué debo usar rexona clinical por las noches

La sudoración en las axilas es uno de los problemas más comunes por lo que las personas buscan un consejo, algún tipo de tratamiento o consultan al especialista en dermatología para que les ayude a controlar este inconveniente.

La sudoración puede ser bastante molesta y afectar la vida diaria, ya que el tener una sudoración por encima de lo normal, nos puede restringir de una carrera exitosa, una vida social plena e incluso sufrir vergüenza permanente en nuestras actividades.

Para evitar estos inconvenientes de la sudoración excesiva, Rexona® te ofrece la gama de antitranspirantes Rexona Clinical® con los cuales te brinda una mejor y mayor protección en todo momento, pero lo más importante para que puedas obtener toda la eficacia de estos productos es saber usarlos bien.

Por lo general las personas solo se aplican el antitranspirante en las mañanas y a veces con la piel húmeda, por estas razones puede que no obtengas muy buenos resultados con el producto que estas usando.

Uno de los factores que más influye en que puedan actuar bien los antitranspirantes es el momento o la hora de aplicación, los antitranspirantes Rexona Clinical® reducen la sudoración mediante el ingreso de las sales de aluminio en las entradas a los ductos de las glándulas sudoríparas, una vez allí las sales son disueltas por los componentes del sudor y forman cristales que taponan las salidas del sudor a la superficie de la piel, deteniendo de esta manera la sudoración excesiva.

La hora de la aplicación es importante porque para que las sales de aluminio cumplan su función, las axilas deben estar completamente secas y la producción de sudor tiene que estar en su mínimo; ya que el cuerpo humano y sus glándulas sudoríparas se ajustan al ritmo circadiano, en donde se presenta la actividad más baja de la sudoración es en las noches, por esta razón es clave que el uso de Rexona Clinical® sea antes de acostarse. Si se realiza de manera correcta, esta aplicación provee en promedio una protección contra la sudoración entre 24 a 72 horas dependiendo de la actividad física y emocional de la persona.

Si trabajas durante la noche, es importante que recuerdes que para obtener mejores resultados en tu caso, debes aplicar Rexona Clinical® en los periodos en donde se produce la menor cantidad de sudoración, que generalmente esto sucede al momento de dormir sea en el día o en la noche.

Antes de aplicarlo se debe usar una toalla limpia y seca para remover cualquier humedad presente en las axilas para que las sales de aluminio puedan penetrar mejor a los ductos de las glándulas sudoríparas. Adicional a esto, para reforzar el efecto, se puede hacer una segunda aplicación de Rexona Clinical® después del baño por la mañana asegurándose que la piel de la axila esté completamente seca.

Si utilizas tu antitranspirante Rexona Clinical® diario y de manera adecuada nunca más tendrás que preocuparte por las molestias que te pueda ocasionar la sudoración excesiva y el mal olor.

Más sobre Rexona.