Hero Image

¿Es mala la sudoración excesiva?

Debemos recordar que la función de la transpiración en el cuerpo humano es de vital importancia en la regulación de la temperatura corporal, si no existiese este control de temperatura, nuestros órganos internos vitales no funcionarían correctamente y podríamos correr el riesgo de morir.

Casi todas las personas sudan, unas más que otras, todo depende del estilo de vida y de la genética de cada uno. Cuando la sudoración se presenta sola, sin un estímulo físico o por causa de una enfermedad, y si además afecta la vida social de las personas, seguramente estamos ante un caso de sudoración excesiva o hiperhidrosis.

La sudoración excesiva usualmente no es “mala” en el aspecto estrictamente médico, sin embargo el impacto que puede tener el sudor en ciertas áreas del cuerpo sin razón aparente, limita y afecta la vida social de quienes padecen hiperhidrosis.

Las personas con éste problema, muchas veces presentan cuadros de profunda depresión, cuando el exceso de sudor interrumpe la manera como se interactúa con familiares, amigos o con su pareja sentimental.

Así que tomando el aspecto social y emocional de la hiperhidrosis, podemos decir que es mala para las personas que necesitan relacionarse diariamente con sus semejantes. Lo importante es saber que la hiperhidrosis moderada es tratable con productos antitranspirantes que son de libre compra en el supermercado o en las farmacias, como la línea de Rexona Clinical®.

Pero si tu sudoración excesiva te preocupa, lo mejor es que consultes con el dermatólogo, que es el especialista en estudiar y tratar los problemas de hiperhidrosis, pues en muy pocos casos el aumento la transpiración puede ser un síntoma de alguna condición médica subyacente que debe ser tratada a tiempo.

Una de las enfermedades que se pueden presentar por la sudoración que es más frecuente en recién nacidos y en niños, que se llama miliaria, se produce por que se tapa el conducto de las glándulas sudoríparas ecrinas impidiendo la liberación normal del sudor y produce un brote sobre todo en los pliegues y el tórax, esto se evita no abrigando demasiado a los niños, colocándoles ropa ligera o de algodón y bañándolos varias veces al día si están en tierra caliente para que no tengan problemas por la sudoración excesiva.

Lo más importante es que recuerdes que la sudoración excesiva no es tu enemiga, pero debes aprender a controlarla, por eso cuentas con la ayuda de los antitranspirantes Rexona Clinical® que son tus aliados en controlar tu transpiración cuando más lo necesitas y además durante este proceso cuidan de la piel delicada de tus axilas.

Más sobre Rexona.