Hero Image

¿El sudor ayuda a bajar de peso?

Desde hace unos años ha existido la creencia que si se suda profusamente se logra que nuestro cuerpo baje de peso, estas declaraciones se basan en la suposición que a través del sudor se eliminan productos de desperdicio como grasas, minerales, metales, toxinas, etcétera, que ayudan en la reducción del peso corporal.

Las funciones principales de la sudoración es mantener estable, regular y controlar la temperatura del cuerpo, cuando la temperatura interna sube debido al ejercicio físico o por una situación emocional, las glándulas sudoríparas liberan un líquido que está compuesto en su mayoría por agua y muy pequeñas cantidades de sodio, potasio y ácidos grasos.

Cuando este líquido alcanza la superficie de nuestra piel se presenta un efecto de refrigeración en el momento en que el sudor pasa de estado líquido a gas y el calor es alejado del cuerpo.

Debido a que el sudor, como se dijo anteriormente, está conformado por un gran porcentaje de agua y esta agua tiene peso, el proceso de sudoración también representa una pérdida de peso, pero esta pérdida es temporal, ya que el cuerpo puede entrar en estado de deshidratación y poner en riesgo nuestra salud e incluso nuestra vida.

Si se suda intensamente, al poco tiempo nuestro organismo nos pedirá la reposición del agua que se disipó en la sudoración, recobrando inexorablemente el peso. Dicho de manera sencilla, el sudar de manera intensa y profusa no ayuda a bajar de peso de manera permanente.

Una pérdida de peso a largo plazo requiere lo que se llama un “déficit calórico”, esto es cuando se queman más calorías con ejercicio físico que las calorías que entran en el cuerpo a través de los alimentos, cuando se crea este “déficit” de calorías el cuerpo es obligado a utilizar la energía que usualmente guarda en la grasa acumulada y causando efectivamente una pérdida del peso permanente.

Así que lo mejor para lograr una pérdida de peso es comer menos y eliminar los alimentos altos en calorías y bajos en nutrientes como las gaseosas, los dulces o los fritos, y al mismo tiempo incrementar las rutinas de ejercicio cardiovascular a nuestras vidas.

Recuerda que si empiezas a realizar mucho ejercicio y si durante esta actividad presentas mucha sudoración y esto te incomoda, ya que sabes que sólo el sudor no te ayuda a bajar de peso, puedes protegerte de la sudoración excesiva y el mal olor en las axilas con la línea de antitranspirantes de Rexona® y escoger entre sus dos tecnologías: MotionSense y TRIsolidTM, esta última presente en la línea Rexona Clinical®

Más sobre Rexona.