Una mujer vestida de chaqueta marrón sudando nerviosa delante de una cerca
Un hombre sudando por estres con las manos en su cabello

Estás en camino a una primera cita, una entrevista de trabajo, un gran evento o presentación.

Y justo cuando intentas parecer sereno, tranquilo y confiado, el temido rostro transpirado, las manos y las axilas húmedas hacen acto de presencia.

Se llama traspiración por estrés. Y, por supuesto, ocurre en los momentos más inoportunos.


¿QUÉ CAUSA LA TRANSPIRACIÓN POR ESTRÉS?

En pocas palabras, nuestras glándulas sudoríparas. Y tenemos dos tipos: apocrino y ecrino.

Pero las situaciones estresantes también hacen que nuestro ritmo cardíaco aumente, lo que hace que la adrenalina fluya por nuestro cuerpo. Eso provoca transpiración adicional de nuestras glándulas ecrinas, que se concentran en nuestras manos, frente y pies.

Cuando nos estresamos, las glándulas apocrinas más grandes, principalmente en las axilas y la ingle, comienzan a producir transpiración.

¿HUELE MÁS LA TRANSPIRACION POR ESTRÉS?

El sudor ecrino es principalmente sal y agua. Entonces tiene muy poco olor.


Pero el sudor apocrino contiene más nutrientes. Eso lo hace más atractivo para las bacterias que viven naturalmente en nuestra piel y se alimentan de nuestro sudor. Como resultado, el sudor por estrés puede oler peor.

Mujer relajada escuchando música con sus auriculares frente al mar
Un envase de Rexona con la protección avanzada de sus desodorantes frente al sudor y sobre un fondo escuro.

¿TE ESTÁ AFECTANDO LA TRANSPIRACION POR ESTRÉS?

Por supuesto, puede ser vergonzoso. Y algunas personas incluso terminan evitando situaciones sociales o laborales por ello. Pero hay cosas que podés hacer para ayudarte a lidiar con eso.
Intenta encontrar formas de mantener la calma cuando creas que te encontras en una situación estresante. A muchas personas les puede ayudar la respiración profunda, escuchar música o dar un paseo al aire libre. Experimenta para descubrir qué funciona para vos.

Estos consejos también pueden ayudarte a lidiar con algunas de las causas y síntomas:

Evitá los desencadenantes de la transpiración

La comida picante, la nicotina y el alcohol son los culpables bien conocidos. La cafeína también aumenta tus niveles de adrenalina, haciéndote más propenso a sudar.

Usa ropa que deje que tu piel respire

Las fibras naturales como el algodón son las mejores.

Probá un antitranspirante más fuerte

Un producto de protección avanzada te brindará el doble de protección que un antitranspirante estándar.

Lleva con vos un antitranspirante

Si sabes que va a tener un día particularmente estresante, mantené un antitranspirante en tu bolso.

Lleva un paquete de pañuelos

Tené a mano también un pequeño paquete de pañuelos para secarte las manos, la cara o las axilas durante el día.

Mantenete hidratado

Lleva siempre con vos una botella de agua. Si estás deshidratado, tu cuerpo transpirara más para intentar refrescarse.