Un iceberg gigante en el agua azul brillante.

Se necesita una acción global urgente para hacer frente a la emergencia climática. La ciencia es clara: debemos mantener el calentamiento global a no más de 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales para prevenir los peores efectos del cambio climático, que tendría un impacto devastador en las personas y el medio ambiente de todo el mundo.

En Rexona, estamos comprometidos con la búsqueda de soluciones. Como parte de Unilever, estamos suscritos al Plan de Vida Sostenible de nuestra empresa matriz y estamos tomando medidas para reducir nuestro impacto climático de muchas maneras diferentes: desde el uso de energía renovable hasta la transformación de nuestro transporte y la reducción de nuestra huella de carbono.

Compromiso con el cambio climático, mujer en silla de ruedas.

USANDO ENERGÍAS RENOVABLES

¿Cuáles son nuestras ambiciones?

En todo Unilever, estamos decididos a marcar la diferencia cambiando a fuentes de energía renovables. Para lograr nuestro ambicioso objetivo de convertirnos en carbono positivo para 2030, estamos eliminando los combustibles fósiles de nuestras operaciones y apoyando directamente la generación de más energía renovable de la que consumimos.

¿Cómo estamos marcando la diferencia?

Todas las fábricas internas de desodorantes de Rexona utilizan electricidad de red 100% renovable. De hecho, a nivel mundial, todas las fábricas, oficinas, instalaciones de I + D, centros de datos, almacenes y centros de distribución de Unilever hacen lo mismo. También apoyamos el desarrollo de los mercados locales de energía renovable defendiendo las fuentes de energía solar, eólica, hidroeléctrica y geotérmica. Además, generamos nuestra propia energía a través de instalaciones solares in situ en fábricas de 23 países.

Todas las fábricas internas de desodorantes de Rexona utilizan electricidad de red 100% renovable.

Podés seguir moviéndose, con la seguridad de saber que tu desodorante Rexona se produce utilizando electricidad de red renovable.

Transformando nuestro transporte

¿Cuáles son nuestras ambiciones?

La red de distribución de Unilever actualmente transporta nuestros productos terminados a más de 1.500 millones de kilómetros cada año desde nuestras fábricas a los lugares donde se venden. Para ayudar a reducir nuestra huella de carbono total en Unilever, estamos reconsiderando todos los aspectos de nuestra distribución y explorando formas más ecoeficientes de hacerle llegar nuestros productos.

¿Cómo estamos marcando la diferencia?

Hemos reducido las distancias aumentando nuestro número de centros de distribución y trabajando con nuestros socios logísticos para planificar rutas más inteligentes y llenar nuestros camiones de manera más eficaz. Esto significa que podemos transportar más mercancías de una sola vez, con menos espacio y viajes desperdiciados. Por ejemplo, en Europa hemos optimizado el diseño de nuestros pallets para transformar la forma en que apilamos nuestros productos para su distribución. Esto reducirá las emisiones de CO2 generadas por el transporte de productos de Unilever en Europa en un 30% en solo 1 año. También estamos estudiando la posibilidad de utilizar vehículos más eficientes que utilicen combustibles alternativos con menores emisiones de carbono.

Imagen de árboles verdes cuidados en un bosque natural
Dos hombres sonriendo y agachados al lado de un río que tiene de fondo una montaña

REDUCIENDO NUESTRA HUELLA DE CARBONO

¿Cuáles son nuestras ambiciones?

Estamos orgullosos de apoyar los ambiciosos objetivos de Unilever. Juntos, nuestro objetivo es reducir a la mitad el impacto de los gases de efecto invernadero de nuestros productos para 2030. Esto incluye todas las fases del ciclo de vida de nuestro producto, ingredientes y materias primas, fabricación, distribución, venta minorista, embalaje, uso y eliminación por parte del consumidor. Además, estamos decididos a reducir nuestras emisiones directas e indirectas de gases de efecto invernadero en un 100% de nuestras propias operaciones, lo cual es parte de nuestra ambición audaz de convertirnos en carbono positivo en nuestra fabricación para 2030.

¿Cómo estamos marcando la diferencia?

Al mejorar nuestra eficiencia energética, adoptar nuevas tecnologías limpias y cambiar a fuentes de energía renovables, ya hemos reducido significativamente nuestra huella de carbono. Sin embargo, también sabemos que no podemos crear una economía baja en carbono solos. Por lo tanto, estamos utilizando nuestro papel como líderes de la industria para influir en un cambio más amplio y acelerar la acción climática con socios, proveedores y gobiernos.

Estamos tomando una serie de iniciativas para reducir los gases de efecto invernadero que resultan de los materiales y envases utilizados en la producción de nuestros productos. Estamos introduciendo aluminio reciclado en nuestros aerosoles. Estamos explorando nuevas tecnologías para reemplazar nuestros materiales y procesos actuales. Estamos desarrollando conceptos de productos reutilizables y recargables. Y a través de nuestro programa "Menos y mejor plástico", estamos desarrollando boquillas de desodorante en aerosol livianas, introduciendo plástico reciclado (PCR) en nuestros productos, reduciendo la cantidad de plástico que usamos y desarrollando nuevos envases que son más fáciles de reciclar.

Al igual que vos, en Rexona nunca nos quedamos quietos. Estamos haciendo todo lo posible para reducir nuestras emisiones, reducir nuestros desechos e impulsar el progreso hacia un futuro sostenible y con bajas emisiones de carbono para nuestro planeta. Con tu ayuda, sabemos que lo lograremos.